22 dic. 2011

TESTIMONIO DE FORTALEZA Y SUPERACIÓN

UN NUEVO CAPITULO...
de S.V.P. (víctima de acoso laboral), el Martes, 7 de. junio de 2011 a la(s) 10:05. En el libro de mi vida hoy quiero cerrar un capítulo, el más amargo que me ha tocado hasta la fecha, pero para comenzar otro con una historia completamente diferente.
Olvidar lo que he vivido es pedir demasiado!!! Pretender que perdone a los que me han hecho tanto daño, es del todo imposible, asumir que he perdido tres años de mi vida vacíos de todo contenido, es impensable. Aprender a vivir con ello es lo que me queda.

Mi primera meta será intentar ser mejor persona que antes si cabe, permanecer integra como hasta ahora, seguir con mis ideales firmes, mi dignidad intacta, ir por la vida con la cabeza bien alta, convencerme que no era merecedora de ese ataque, saberme no culpable, entender que he sido víctima de un atajo de traidores cobardes que con tal de lograr sus metas son capaces de dejar tirados los cadáveres que consideren necesarios, que todo lo que les has dado, para nada les ha llegado, siempre quieren más, te extraerán hasta tu ultima gota de trabajo y sudor para de nuevo empezar con otra victima, jamás estarán saciados. Ante eso solo cabe intentar

volver a vivir, con la sabiduría adquirida y grabada a fuego en ti, pero con mayor intensidad, con unos ideales menos ingenuos para no permitir cabida alguna a la manipulación.

Hacer que cada momento sea único, mágico e insuperable, desear que lo que este por venir sea tan bueno, que no haya lugar para el recuerdo, disfrutar de lo que tengo, que no es poco,

y así, almacenando lo vivido en un recóndito lugar de mi existencia, bien aprisionado para que no intente salir, empezar de nuevo, volver a ser la que fui, sentirme orgullosa de mis principios y valores y de no haber sucumbido a su manipulación, no haber caído en sus redes malignas, para convertirme en un ser despreciable como son ellos.

Antes de cerrar ese recóndito lugar, quiero dar gracias por que mis ojos no consiguieran cerrarse, por ser capaz de darme cuenta de que en el mundo viven todo tipo de seres, por apreciar mas si cabe las maravillas que me rodean, por la fortuna que poseo y que muchas veces no he valorado, por saberme una persona cabal y no volver jamás a dudar de mi, y sobre todo por saber que mi actitud nunca ha sido equivocada.