25 feb. 2011

EN POSITIVO...

Sin duda alguna y, desde mi experiencia, el acoso laboral destroza al afectado. Pero de todas las experiencias dolorosas de la vida aprendemos y recibimos algo. En mi caso particular:
     -He conocido a muchas buenas personas que ahora son parte de mi vida: ¡He ganado amigos!
     -He comenzado a desarrollar una actividad que, sin este golpe, seguramente nunca lo hubiera hecho: ¡escribir!
     -He aprendido a no dar tanta importancia a pequeñas adversidades. En definitiva, creo que me he hecho más fuerte.
     -¡He recibido comprensión, apoyo, amor y ayuda desinteresada de tantas personas! (¡Gracias ANAMIB!, ¡Gracias UTCA Palma de Mallorca!)
     -Ante todo, he aprendido a entender mejor a los demás. Hace años, probablemente no hubiera entendido a un enfermo de anorexia o bulimia nerviosa u otro trastorno de la conducta alimentaria. Hoy entiendo su forma de sentir, de odiarse a sí mismo, de odiar su cuerpo...
¡Todo esto y mucho más me ha enriquecido!